jueves, 24 de diciembre de 2009

Con los ojos abiertos


Yo voy soñando camino
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿A dónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
—La tarde cayendo está-.

Antonio Machado

Siempre me han gustado los caminos, las sendas en las que se pierde la vista y no logras saber qué hay más allá. ¡Será que me gusta vivir, y no lo sabía!

Éste del Parque Lezama en Buenos Aires, fotografiado espléndidamente por Eduardo Longoni, cubre todas mis expectativas.

En estos días en que las ciudades se engalanan y bulle la gente presurosa con las compras de última hora, me quedo con el sendero infinito y la lluvia y las últimas hojas desprendidas del otoño.